Yin•Yang Yoga en Primavera

Fotos: Javi Otero

In English here

Primavera

Elemento: Madera
Meridianos: Hígado y Vesícula Biliar
Emoción: Enfado y la toma de decisiones
Trigramas: Chen- el Trueno Movilizante  y Li – el Fuego Abismal
Color: Verde

Órgano: Ojos
Chackra: Plexo Solar- Manipura
Acción: Generar, desarrollar, movilizar

retiroEn Primavera, después del letargo invernal, todas las semillas que se hallaban escondidas debajo del paisaje de Invierno, despiertan e inician un nuevo ciclo. Es la época del renacimiento; toda la naturaleza cobra vida. Los campos se llenan de los preciosos colores de las flores silvestres, los árboles empiezan a reverdear, con ese verde intenso de los primeros brotes, los días son más largos y el sol da calor e ilumina los primeros días de todas las crías que ya corretean.

El renacimiento lleva implícito haber dejado morir lo inservible para dar paso a la renovación.  El nuevo empezar brota cuando permitimos que llegue el final de lo viejo.  La vida es una danza de Yin y Yang, en la que uno da paso al otro continuamente y con su crecer y decrecer acompasado se desarrollan y crecen todas las cosas. La energía que predomina en la Madre Tierra en esta época es el arquetipo de La Koré, la joven completa en sí misma, independiente y juguetona. Es Artemisa, la guerrera arquera, diosa de la caza y la luna, que recorre los bosques acompañada de una manada de lobos y sus ninfas. Es Brigid, la Diosa Celta de la inspiración, la poesía y el fuego sagrado. Celebramos la llegada de nuevas posibilidades y la naturaleza impredecible de la Vida.

 Los Trigramas del I Ching Asociados con la Primavera

En el I Ching o Libro de los Cambios la Primavera está regida por Chen el Trueno Movilizante y Li el Fuego Adherente. En primavera la práctica de Yin•Yang Yoga se torna dinámica y vital reflejando también el acontecer en la naturaleza que nos rodea.

Chen, El Trueno Movilizante, Lo Suscitativo

chen

El Cielo Yang y la Tierra Yin tuvieron un primer hijo Chen, El Trueno. Chen es el Yang Joven y representa lo suscitativo, lo movilizante. En la época de la Primavera el trueno despierta a las semillas de su largo letargo invernal, “cuándo el trueno y la lluvia se ponen en marcha, las vainas de las semillas de todas las plantas y árboles comienzan a abrirse”. La energía del Trueno irrumpe con fuerza para despertarnos de un estado de hibernación, y con gran alegría y su fuerza movilizante deslía la energía acumulada que se ha quedado estancada y promueve que todo vuelva a despertar. Desde el punto de vista de las emociones el Trueno simboliza la energía de la ira que rompe un estado insostenible  y prolongado de estancamiento:

“El trueno, la fuerza eléctrica, vuelve a surgir rugiendo de la tierra y la primera tormenta refresca la naturaleza, se disuelve una prolongada tensión. Se instalan el alivio y la alegría. El entusiasmo del corazón se manifiesta espontáneamente en la voz del canto, en la danza y el movimiento rítmico del cuerpo.” I Ching, Libro de las Mutaciones, Hexagrama 16 Yü. El Entusiamo

“El Trueno surge estruendoso de la Tierra, la imagen del Entusiasmo”. Nuestra practica de Energía Chen, tan apropiada para estos días, contribuirá a mover nuestros líquidos, sangre y Qi, promoviendo el movimiento fluido, limpiando estancamientos y generando calor. Chen nos recuerda que, como todo en la naturaleza, nosotros también rebrotamos siempre que nos movemos un poco más allá de la complacencia, y con su energía suscitativa nos invita a encarnar la naturaleza impredecible de la Vida.

Li El Fuego Adherente

li

En Primavera el Fuego está representado por el calor del sol. Los días se tornan más largos;  amanece más temprano, anochece más tarde y gracias al calor y la luz del sol todas las criaturas empiezan una nueva vida. El I Ching llama al Fuego “adherente” para enseñarnos a ver la interconectividad que existe entre todas las cosas.  El fuego es una metáfora de interdependencia ya que depende para existir del combustible que le hace seguir  quemando. Cómo metáfora de nuestros estados internos, Li nos enseña a observar qué fuegos alimentamos. El Fuego también representa la luz interna, la claridad mental que ilumina para que podamos ver.

Durante  nuestra práctica de Yin•Yang Yoga en Primavera generamos energía para calentar nuestro cuerpo, una energía poderosa que utiliza la combustión para generar poder, fuerza y voluntad, características del Chakra Manipura (plexo solar) cuyo elemento es también el Fuego.

Los Meridianos de Hígado y Vesícula Biliar

En Medicina Tradicional China (MTC) los meridianos asociados a la primavera y que por ello están más activos en esta época son los de Hígado (polaridad Yin) y Vesícula Biliar (polaridad Yang). Pertenecen al elemento Madera de la penta-coordinación  y rigen respectivamente la ira y la toma de decisiones. En nuestra cultura, a través de los refranes populares, también tenemos consciencia de la relación de estos órganos y sus emociones con la primavera; “La primavera la sangre altera” (en MTC es el  hígado  el que almacena la sangre). “me pone del hígado” (como metáfora del enfado), “echar la bilis” (ponerse de muy mal humor).

En MTC las funciones del hígado son almacenar y distribuir la sangre, regular las actividades emocionales, controlar el drenaje y la dispersión de líquidos y energía y nutrir a los tendones y los ligamentos para que las articulaciones se muevan libremente. La vesícula biliar se vincula con la decisión, el valor, la audacia, la temeridad, el coraje, los celos, la envidia, la agresividad y el descontento.

meridiano_higadomeridiano_vesicularbiliar

Los meridianos se encuentran en un estado de funcionamiento óptimo cuando tienen la cantidad adecuada de energía Qi y generan malestar cuando su energía está estancada, es deficiente o se halla en exceso. Cada patología (estancamiento, exceso y defecto) produce una sintomatología específica y en MTC la curación es sinónimo de re-equilibrar el flujo energético.

Yin•Yang Yoga en Primavera

Con nuestra práctica regular de Yin•Yang Yoga en Primavera pretendemos prevenir los desequilibrios en estos meridianos, afectar positivamente a su flujo energético y mantener la buena salud en esta época.

Los meridianos de la Madera (Hígado y Vesícula Biliar) son los que  nutren los tendones y los músculos, que son los que proporcionan flexibilidad y movilidad al cuerpo. La Práctica de Yin•Yang Yoga va pues encaminada a estirar y fortalecer el recorrido de estos canales proporcionándole al cuerpo, a través de la práctica regular y no forzada,  una flexibilidad y movilidad cada vez mayor. El meridiano de Vesícula Biliar recorre la cara exterior de las piernas y los costados y el Meridiano de Higado recorre los costados y la cara interior de las piernas.

Las asanas de Yin•Yang Yoga van a afectar principalmente al giro, estiramiento y fortalecimiento de estas zonas. Los giros de los costados ayudan a desintoxicar y estimular el sistema digestivo mejorando la circulación. Los giros generan calor y energía y esta práctica basada en el estiramiento de los costados y los giros (y no en el estiramiento de las piernas) te hará sentirte ligera y luminosa porque estás desintoxicando tu cuerpo, pero también tu mente de pensamientos negativos, resentimientos y enfados que consumen mucha de tu energía vital.

La práctica de Yin•Yang Yoga en Primavera se torna dinámica y vital. La práctica se inicia como siempre aquietando la mente a través de unas respiraciones en padmasana (sentados). Después se calienta el cuerpo realizando varias secuencias de saludos al sol (video Saludo al Sol A). Las asanas propias de la primavera se realizan también de forma dinámica en una secuencia, inspirando y espirando profundamente en cada postura, sin romper el flujo de movimiento, haciendo que cada inspiración y espiración sean el vehículo que nos lleva de una postura a otra. Las posturas de esta serie son enérgicas y expansivas reflejando la energía del Trueno Movilizante, el fuego Adherente y el poder personal concentrado en el Chakra Manipura. Pero igual que las horas de luz en estos momentos del año se encuentran equilibradas, moviéndose lenta y paulatinamente hacia la preponderancia Yang del verano, nuestro ritmo y carencia de sobre-esfuerzo han de reflejar esta cualidad tan natural de la vida, el movimiento lento y estable hacia Yang. En palabras de Lao Tzu:

“El Uno engendró al Dos
El Dos engendró al Tres
El Tres engendró a las 10 mil cosas
Las 10 mil cosas llevan el Yin y abrazan el Yang.
Consiguen la armonía combinando ambas fuerzas.
La gente odia la soledad
pero los sabios hacen uso de ella.
Porque uno gana perdiendo
y pierde ganando.
Lo que otros enseñan, yo también lo enseño, a saber:
“una persona violenta tiene una muerte violenta”
Esta es la esencia de mis enseñanzas”
Tao Te Ching verso 42

Cuando realices esta secuencias de asanas mantén tu atención en el estiramiento y el giro de los costados y no de los isquiotibilales (la parte de atrás de las piernas). La importancia no está en llegar muy abajo (estiramiento de isquiotibiales),  sino  en realizar el giro del torso de dentro afuera, iniciando el movimiento en la columna y expandiéndote desde ahí. No se trata de qué forma tiene la postura, más bien se trata de qué se siente en cada postura.

Tadasana, Hastasana, Uttanasana, equilibrio sobre ambas piernas, Virabhadrasana III (Guerrero III), Virabhadrasana I (Guerrero I), Virabhadrasana II (Guerrero II), Parsva Virabhadrasana (El Arco del Guerrero), Trikonasana A y B (Triángulo), Parsvakonasana A y B, Parivrtta Ashta Chandrasana, Utthan Pristhasana variación (Lagartija), Prasarita Padottasana, Parsvottanasana, Vasisthasana (Plancha Lateral), Phalakasana (Plancha), Chaturanga Dandasana (Palo), Urdhva Muhka Svanasana (Cobra), Adho Muhka Svanasana  (Perro), Uttanasana, Ardha Utanasana, Ardha Chandrasana, Ardha Uttanasana, Chaturanga Dandasana (Palo), Urdhva Muhka Svanasana (Cobra), Adho Muhka Svanasana  (Perro), Virabhadrasana I (Guerrero I), Garudasana (Aguila), Samastitihi

 

Al término de la secuencia de primavera, se realiza la secuencia de cierre que incluye asanas para activar los chakras del tercer ojo (Ajna, en el entecejo) y el despertar (Sahasrara, en el tope de la cabeza) principalmente con posturas invertidas sobre los hombros (Halasana, Karnapidasana,  Sarvangasana, Urdhva Padmasana,  el arado, el clavo o la vela) y sobre la cabeza y los brazos (Mathsyasana, Sirsasama A y B, Adho Mukha Vrksasana, Pincha Mayurasana, el pez y variaciones,  el pino sobre la cabeza, las manos y los antebrazos).

La práctica termina con una meditación cantada para activar el Chakra de la comunicación (Visuddha, en la garganta).